neighbour


photo by: actress

Me llamo Paul y tenía una terraza con vistas. Después mi terraza empezó a mirar a la terraza de mi inesperada vecina. Buscaba una tarde el antiguo monte, casi como si mi vista pudiera vencer la linealidad, capear el tejado hecho ola, superando un obstáculo de arena y acabar plácida y esparcida en campo abierto. Pero la linealidad siempre vence, y por monte vi una cocina y una silueta que cocinaba.

Cosa sabida es que las costumbres son perezoso sonido y el conocimiento, en cambio, instantánea luz. Imposible luchar contra la física: bien distinto es saber que enfrente habita una silueta cocinadora, y acordarte de ella cuando tu ritual al salir de la ducha es tocar la ‘air guitar’ con los Purple o Led Zeppelin a todo volumen y la toalla aún enrollada. Claro, la silueta un día no cocina, más bien fuma en la barandilla y te ve, a la guitarra se le rompe una cuerda y en la estridencia ves que te ve y todo baja ridículo e inoportuno. Pese a que su risa llueve diagonal, casi copo de nieve.

Una de esas en vez de Deep Purple escuchas Mad World mirando las hormigas humanas en tu terrario. Alguna se mueven solas, otras en pequeños enjambres y otras han aprendido a hacerlo en cáscaras de pipa de girasol pero en general todas lo hacen igual de azarosas y en el levantar la vista un Playmobil fumando. El saludo casi distraído con la mano no esta exento de cierta vergüenza, pero entre caladas no hay burla sino un poco de azúcar tirado así al aire como quien no quiere la cosa. Y decíamos que la linealidad siempre vence, no debería extrañar que por un momento un viaducto de dos sentidos, un tablón imposible con algo de yerba y algunos clavos, un momento.

El sonido también se acomoda a su recipiente. El nuevo eco viajaba sin palabras siempre a la misma hora, graciosamente no convenida de antemano pero siempre la misma, ganando umbría al paso del tiempo entre risas los mimos del parque sin cara blanca ni gorra vuelta. Sobreviniendo ausencias inexcusables, tirándose el chance con estatua y actitud con el tren que pasa siempre a la misma hora y que grácil y cuanta nieve.

Una noche fría pensé que se resfriaría con tan poca ropa y la mirada tan perdida. Hacía tiempo que no fumaba y ya en el quicio de la ventana vi llegar y fueron dos siluetas. La recién llegada abrazaba desde atrás acogido con suma indiferencia, incluso secreta hostilidad, pero lo mismo tolerada. Entonces su vista tropezó con mis cristales rotos. De este lado la caída era perpendicular a las hormigas. Sus ojos lo sabían bien, suplicaba a pesar de saber, como una excusa no pronunciada, un arrodillarse ajeno.

Hacía mucho tiempo que no cerraba la persiana. Era más bien un reemplazo, accionar una polea y cerrar un parpado siempre atento a las señales de humo, punteros rojos en las cortinas que alguna vez pidieron cariño o comprensión y que se yo, ese tipo de cosas que se trocan intolerables tan pronto se contamina el espacio-tiempo. Porque no hay quien gane a la física y no piensen mal, la cuestión no es la encimera de esa cocina donde no se cocinaba, ni la aparente duplicidad en escenario. Nada de eso.

Fue la hora. Siempre la misma hora.

ibex35: crisis

ABERTIS ▼ 0,12 ACCIONA ▼ 0,63 ACS ▲ 0,23 AMADEUS ▼ 0,99 ARCELORMIT ▼ 0,93 BA.POPULAR ▼ 1,80 BA.SABADELL ▼ 1,62 BA.SANTANDER ▼ 0,86 BANKIA ▼ 0,77 BANKINTER ▲ 0,65 BBVA ▼ 0,30 BME ▼ 0,33 CAIXABANK ▼ 1,28 DIA ▼ 1,51 EBRO FOODS ▼ 0,69 ENAGAS ▲ 0,67 FCC ▼ 0,23 FERROVIAL ▼ 1,29 GAMESA ▲ 1,09 GAS NATURAL ▲ 1,23 GRIFOLS ▼ 0,44 IAG ▲ 2,31 IBERDROLA ▲ 0,31 INDITEX ▼ 0,71 INDRA ▲ 0,38 JAZZTEL ▼ 1,16 MAPFRE ▼ 0,96 MEDIASET ▲ 1,05 OHL ▼ 1,03 PUCK INC ▲ 2,50 REC ▲ 0,11 REPSOL ▲ 0,20 SACYR ▼ 0,24 TEC.REUNIDAS ▼ 0,58 TELEFONICA ▲ 0,88 VISCOFAN ● 0,00