daughters


photo by: lilpixie

La cosa casi siempre sucede así: a ella le apetece, a ti te da igual.

La primera vez llegan dormitando sobre una cuna de líneas grisáceas y margen izquierdo rojo dos con cinco centímetros y te dejas enternecer con los trazos precarios de sus emes, frágiles como alitas de polilla. Después de todo, aquello ha salido de ti, y el orgullo te permite ignorar incluso sus deformidades congénitas. Por aquel entonces tenías ideas, y para quererlas te bastaba con saber que siempre habría quien lo hubiera hecho peor que tú.

Pronto su grafía muda las vocales y contemplas con cierto espanto como se disfrazan de Comic Sans para sentirse integradas en un grupo que no comprendes (ni aceptas). Idolatran sin pudor al rockero desarrapado de turno que enseña su dedo corazón desde el poster de la habitación, o al actor de facciones afeminadas que aúna en su papelera cartas de amor incondicional y eterno escritas con bolígrafo de tinta violeta con olor a malva; y piensas, con más esperanza que seguridad, que se las pasará pronto.

Allá por la universidad notas indefectiblemente que la espera ha terminado, pero descubres que no te habías preparado para lo que estaba por llegar. Les exiges mucho, pero son tan listas que consiguen embelesarte con sus elegantes vestiditos de Verdana, sus palabras raras de buceo en diccionario y sus conocimientos grandilocuentes aprendidos de cualquier capullo en la facultad.

Hacen exactamente lo que tienen que hacer: salirse con la suya dejándote al tiempo satisfecho e ignorante mientras se exhiben insinuantes en un blog, con la esperanza de atraer comentarios y piropos del macho alfa. Porque en el fondo no quieres saber que después de clase salen de botellón, vomitan las aceras, ni como, cuando o para quien se abren de piernas o se arrodillan sumisas.

Un buen día descubres que te has pasado la vida justificándote por sus inconveniencias, defendiendo sus errores, dando explicaciones a los comensales sobre lo difícil de su edad.

Un buen día simplemente te sientes demasiado viejo para responder por lo que hacen tus hijas. Porque ya no tienes lectores número uno. Ahora lo que escribes es lo que eres.

P.S: Pregúntenle a su madre.

2 coros disfónicos :

Alberto Berjón García dijo...

No sé por qué, pero tengo la impresión de que la madre soy yo.

Dias de ceniza dijo...

Gracias por el comentario, ya había pasado por aquí (me encanta tu plantilla) aunque no por tus otros blogs en blogger.

Te agrego y asi te leo mas a menudo.

ABERTIS ▼ 0,12 ACCIONA ▼ 0,63 ACS ▲ 0,23 AMADEUS ▼ 0,99 ARCELORMIT ▼ 0,93 BA.POPULAR ▼ 1,80 BA.SABADELL ▼ 1,62 BA.SANTANDER ▼ 0,86 BANKIA ▼ 0,77 BANKINTER ▲ 0,65 BBVA ▼ 0,30 BME ▼ 0,33 CAIXABANK ▼ 1,28 DIA ▼ 1,51 EBRO FOODS ▼ 0,69 ENAGAS ▲ 0,67 FCC ▼ 0,23 FERROVIAL ▼ 1,29 GAMESA ▲ 1,09 GAS NATURAL ▲ 1,23 GRIFOLS ▼ 0,44 IAG ▲ 2,31 IBERDROLA ▲ 0,31 INDITEX ▼ 0,71 INDRA ▲ 0,38 JAZZTEL ▼ 1,16 MAPFRE ▼ 0,96 MEDIASET ▲ 1,05 OHL ▼ 1,03 PUCK INC ▲ 2,50 REC ▲ 0,11 REPSOL ▲ 0,20 SACYR ▼ 0,24 TEC.REUNIDAS ▼ 0,58 TELEFONICA ▲ 0,88 VISCOFAN ● 0,00