expert


photo by: AntitimeTT

Me he convertido en un experto en eso de dejar cosas.

Lo primero que dejé fue el útero materno. Debo reconocer que fue duro, se dice de todos los comienzos, pero después empezó a hacérseme cuesta abajo.

Deje de ir a misa con mi abuela los domingos, de comer plátanos y puré hasta el día de la fecha, aquel curso de pintura al que mi madre insistió que debía ir porque a ella siempre le había gustado pintar. Deje varios álbumes de cromos aun sin terminar, de ver fútbol porque no me hacía sentir más lleno, de creer en la familia como un bien endógeno, de practicar esquí, de creer en la política, de tener la ilusa creencia de que escoges a tus amigos.

No deje de estudiar, aunque me temo que el motivo es que nunca lo hice, en cambio si deje de jugar pachangas con los colegas; deje de lado ciertas promesas absurdas generalmente adquiridas por oposición a algo o a alguien, el bachillerato de ciencias, de pasarlo mal por el padre que perdí en algún punto indeterminado entre la infancia y la pubertad, Aikido, varias de mis personas favoritas a unos cuantos kilómetros, la universidad, la ciudad del pecado, algunos sueños que fueron bonitos mientras duraron, la sed mortal y la explotación laboral.

Más tarde dejé un juego online llamado Ogame, (y creo que es de lo mejor que he dejado en mi vida), cinco años y medio (más bien conseguí que me dejaran ellos a mi, pero supongo que la diferencia es nimia) en un cajón con velas y aceite, la marihuana, las delicias de una depresión, algunos amigos que no me convenían (pero sólo en el momento en que fue demasiado tarde).

Deje de leer (lo único de lo que me arrepiento), de fumar (varias veces), una asignatura cuyos dedos fríos y tumefactos aún me acosan a menudo, el ritmo trepidante de la jornada de ocho horas en la gran empresa, una expo sin visitar… y por fin la última adquisición de trofeos:
la ciudad en cuyo puente descubrí que si algo no había dejado era de sorprenderme a mi mismo.

P.S: Disponibilidad total para incorporación inmediata. Interesados llamar al número de contacto.

2 coros disfónicos:

Ami dijo...

Vivimos en un mundo en el que dejar todo a medias está fatal visto. Te dicen que acabas siendo "aprendiz de todo y maestro de nada".

En realidad acabas siendo un experto en empatia, sin las vivencias comunes nunca encuentras la complicidad con la multitud de caras sin rostros con las que te cruzas en tu camino.

Todos empezamos cosas que no acabamos, concentrarse en una misma tarea te hace perderte la cantidad de colores que tiene el arcoiris.

Haakjvork dijo...

Aunque hay cosas que hay que saber dejar a tiempo, en general no creo que dejar atrás sea lo mejor. La riqueza y la nostalgia son una buena mezcla. El arrepentimiento... bah, los errores son esenciales.

Y el Ogame si es que es una droga.

El viaje phalanxeado de la nave pequeña de carga Modo D 2ª parte. Uy, así no era.

ibex35: crisis

ABERTIS ▼ 0,12 ACCIONA ▼ 0,63 ACS ▲ 0,23 AMADEUS ▼ 0,99 ARCELORMIT ▼ 0,93 BA.POPULAR ▼ 1,80 BA.SABADELL ▼ 1,62 BA.SANTANDER ▼ 0,86 BANKIA ▼ 0,77 BANKINTER ▲ 0,65 BBVA ▼ 0,30 BME ▼ 0,33 CAIXABANK ▼ 1,28 DIA ▼ 1,51 EBRO FOODS ▼ 0,69 ENAGAS ▲ 0,67 FCC ▼ 0,23 FERROVIAL ▼ 1,29 GAMESA ▲ 1,09 GAS NATURAL ▲ 1,23 GRIFOLS ▼ 0,44 IAG ▲ 2,31 IBERDROLA ▲ 0,31 INDITEX ▼ 0,71 INDRA ▲ 0,38 JAZZTEL ▼ 1,16 MAPFRE ▼ 0,96 MEDIASET ▲ 1,05 OHL ▼ 1,03 PUCK INC ▲ 2,50 REC ▲ 0,11 REPSOL ▲ 0,20 SACYR ▼ 0,24 TEC.REUNIDAS ▼ 0,58 TELEFONICA ▲ 0,88 VISCOFAN ● 0,00